5/5

Proceso y Resultado de todos los participantes | Todos los días

5/5

Viernes, 21 de mayo de 2010, por Fran Rosa

Proyecto Madrid es sueño

Y con esto ponemos punto y final al Workshop. Es tiempo de valoraciones.

Esta semana ha sido una campaña publicitaria bestial para el IED Madrid y para la propia ciudad. Desde ese punto de vista, todo un éxito, supongo. Aunque la campaña gráfica era muy poco original, lo cual es un fallo estratégico bien gordo, porque si Madrid quiere posicionarse como ciudad del diseño, Barcelona es su competencia directa, y ya hace años que están haciendo los deberes. Copiarlos no es más que reconocer su supremacía.

El desarrollo de los Workshops, como viene siendo seña de identidad en el Área transversal, ha sido un poco caótico. Hemos ido aplicando los procesos incluidos en el ToolKit, más o menos. Sobre ésto, me gustaría decir que las tácticas son muy positivas. De verdad. Aplicándose con cierta mesura son una manera excelente de romper la dinámica en que cada uno hace lo que suele hacer, y da las respuestas que está acostumbrado a dar. Pero claro, aplicarlas con ese carácter de obligatoriedad, y con esa burocratización que supone usar las herramientas dadas, es una faena para los profesores, que deben aplicar una metodología con la que no están familiarizados, y es todo muy poco ágil y muy poco natural. Y se convierte en tedioso.

Sobre la temática, para empezar ha sido decepcionante. Se hablaba de identidad visual, y luego no tenía nada que ver. Y se ha dado la curiosidad de que todos los proyectos se presentaban con cierto carácter crítico, lo que contrastaba frontalmente con la intención del profesor de suavizar y banalizar la crítica, y presentarlo todo de manera más suave, más digerible, menos pensada. Lo cual tiene mérito para un proyecto que, en teoría, debería hacernos pensar. Pero claro, como todo estaba organizado en connivencia con el ayuntamiento, pues tampoco había que buscar las cosquillas. Mejor prostituimos a los alumnos y sus ideas, que total, a quién le importan. Como muestra, esta web, en la que escribimos obligados, pero que tiene cero comentarios en todas sus entradas. Al igual que Sísifo, estamos condenados a acometer una empresa inútil una y otra vez.

Ésto, además, entronca con el reparto del tiempo. Unas tácticas y procedimientos repartidos en cinco días, al final de los cuales hay que presentar un prototipo funcional. ¿Y dónde está el tiempo de trabajo? Está bien poner el acento en el concepto. Pero para buscar una solución gráfica, un diseño de envoltorio o estudiar los materiales para una prenda, hace falta tiempo. Y aunque el tiempo del Workshop era escaso, se podía haber repartido. Pero no, porque eso sería lógico.

Para resumir, lo aprendido esta semana es que no hay que dedicar tiempo a trabajar los proyectos, sólo a pensarlos; que no hay que hacer autocrítica; que es más importante el cómo que el porqué; que copiar está bien; y que es más importante publicitar lo que haces para obtener relevancia, que hacer algo relevante. Toma ya lección de vida.

Por lo menos es cierto aquello de que no hay mal que cien años dure.

Valoración · 0 votos
Loading ... Loading ...

1 Comentario

Miguel Pacheco dijo

Sensación de deja vu.

Enviado el21 mayo, 2010 a las 18:59

Publica un comentario

Colaboradores:
© 2017 IED | Aviso Legal